lunes, 11 de abril de 2016

Un libro en camino

Participación Inteligente, 
Estado e Innovación
Propuesta metodológica para un desarrollo sostenible 
mediante modelos isomórficos y fractales

Un mapa de aproximación

Más allá de la secuencia descriptiva de sus textos, la lógica que subyace en ellos se inicia en la idea de complejidad, en determinados recursos conceptuales y metodológicos disponibles para hacerle frente y en las tendencias observables a nivel global.

Se presenta un modelo simple de realidad con la intención de simplificar tal complejidad y facilitar su comprensión, de mejorar la relación del hombre con su entorno y de aportar elementos para sostener la diaria toma de decisiones.

La desagregación de la complejidad, con el apoyo del modelo planteado, permite avanzar sobre aquellos dominios de realidad considerados importantes para el hombre, además de poner en evidencia los tipos de relaciones que se establecen entre éste y dichos dominios, como así mismo sobre cuál es el rol que se supone tiene el humano frente a éstos. 

Se hace necesario entonces disponer de herramientas conceptuales que posibiliten el estudio, análisis y representación de los objetos, fenómenos y procesos de cada uno de estos dominios. Se describen a tales efectos, dos modelos específicos de naturaleza complementaria. Uno, representante de los supuestos analítico-mecanicistas y los modelos algorítmicos de la ciencia (al que denominamos como paradigma algorítmico o científico) y el otro, representante de los modelos heurísticos y los supuestos de la Teoría General de Sistemas (al que identificamos con el paradigma heurístico o de sistemas).

El hombre, elemento central de esta complejidad fragmentada, aparece como el elemento crítico para resolver o potenciar las situaciones de conflicto emergentes. De su perspectiva y actitud, dependerá si se es parte de un paradigma participativo e inteligente o se lo es de uno especulativo y beligerante.

Se requiere entonces de una idea modificatoria de esta realidad para despejar tal encrucijada, permitiendo a su vez fundamentar los criterios de decisión utilizados. Hemos denominado a este concepto central, participación inteligente, la que se manifiesta básicamente a partir de tres funciones complementarias e integradas que son absolutamente vitales para tal fin y que facilitarían una conversión sostenible de rumbo, tanto para la personas como para sus instituciones. 

No es posible abordar tal tipo de participación si no tuviéramos en cuenta el sentimiento que la sostiene. Hablar del amor en un ámbito público, social y político no es usual, pues este sentimiento absolutamente integrador, ha sido “arrinconado” ex profeso, en los ámbitos familiar, artístico, filosófico y religioso. Es necesario incorporar el verbo amar a la función pública, pues no aparece otra forma de humanizar el poder que no sea a través de la acción purificadora de este sentimiento. 

Así mismo, esta perspectiva –de naturaleza “utópica”- obligó a una reflexión profunda sobre el concepto de utopía, sondeando su etimología para ver la posibilidad de su reformulación. Esta tarea concluyó con una resignificación coherente y muy útil a las circunstancias y necesidades actuales.

Y ¿cómo “bajar” a la realidad ideas, sueños y anhelos, de manera que no queden en el simple discurso? A partir de la gestión de la participación inteligente, la cual no presupone una intromisión del Gobierno en las vidas de sus ciudadanos, sino, más bien –todo lo contrario- supone la implementación de una arquitectura de gestión, representativa de tal visión, que facilite una mayor participación de la comunidad en la cosa pública.

Con la idea de mostrar los aspectos prácticos de algunas innovaciones propuestas se ha tomado como caso tipo de organización al Estado, presentándose el mismo desde tres perspectivas diferentes: el Estado teórico, el Estado actual y lo que denominamos Estado Viviente, como una formulación propositiva.

Para la representación de las organizaciones y sistemas descritos se han desarrollado y utilizado modelos cuyas características principales son el isomorfismo (que consiste en utilizar la misma estructura para representar sistemas diferentes, respetando la equivalencia entre componentes y relaciones conceptuales) y la fractalidad (que consiste en mostrar autosemejanza, es decir utilizar la misma forma visual para representar al todo como a cada una de sus partes), atributos que, además de facilitar su entendimiento, otorgan a los modelos gran potencia para la simulación, la representación y el análisis.

Finalmente, se presentan algunas conclusiones globales sobre el cambio (ambiental, político, social e individual) y algunas consecuencias, como así mismo unas propuestas básicas de acción orientadas solo al ámbito local. 

El esquema siguiente muestra una red conceptual con los principales aspectos explorados.



Palabras clave:

AMBIENTE – AMOR – APRENDIZAJE – ATRIBUTOS – BELIGERANCIA - CAMBIO – CIUDADANO - COMPLEJIDAD – COMUNICAR  - CONCEPTO - CONOCER – CREAR – CULTURA - DEMOCRACIA - DERECHOS HUMANOS – DESAFÍO - DOMINIOS DE REALIDAD - EJES DE APRENDIZAJE - EJES DE COMUNICACIÓN – EMOCIONES – ENTROPÍA – ESPECULACIÓN - ESTADO ACTUAL - ESTADO TEORICO - ESTADO VIVIENTE - FINALIDAD DE ORIGEN – FRACTAL - FRAGMENTACIÓN – FUNCIONES - FUNCIONES CIUDADANAS – FUTURO - GARANTÍAS – GEOMETRÍA – GESTIÓN – GLOBAL – GOBERNABILIDAD - GOBIERNO – INNOVACIÓN – ISOMORFISMO - LEY FUNDAMENTAL – LOCAL – MEDIOAMBIENTE - MIEDOS – MODELOS – NATURALEZA - ORGANIGRAMA ESFERICO – ORGANIZACIÓN – PARADIGMAS – PARADIGMA ALGORITMICO – PARADIGMA HEURISTICO- PARTICIPACIÓN INTELIGENTE – PAZ - PERSONA – PREJUICIO – REALIDAD – RELACIONES - RESPETO - RESPONSABILIDAD CIUDADANA – SENTIMIENTOS – SIGNIFICADOS – SOSTENIBILIDAD – SUSTENTABILIDAD – TENDENCIAS – TEORIA GENERAL DE SISTEMAS – TRANSPARENCIA - UTOPIA – VALORES – VISIÓN - VOLUNTAD

jueves, 24 de marzo de 2016

Retomando el contacto

Amigos:

Después de varios meses ausentes, hoy retomo el contacto. No es que haya dejado de teclear la notebook. Sucede que a veces me detengo a descansar y pensar un poco en temas que cada tanto afloran y "vuelven a la carga".

Lo que sucedió esta vez es que, por una relación costo/beneficio, en vez de continuar subiendo "temas parciales" al blog, meses atrás decidí retomar un proyecto de libro que había iniciado en el 2013 y que tenía "abandonado", madurando. ¡Y parece que maduró! Así que me puse de cabeza con estas ideas y, obviamente, las caminatas quedaron relegadas a la espera de nuevos impulsos.

Naturalmente, cuando esté todo listo, les informaré.

Los ejes del trabajo, que les iré comentando con mayor detalle en próximas subidas, son los siguientes:
- La participación inteligente (PI), como un mecanismo necesario para el crecimiento personal/social de proyectos, con una mirada de mínimo impacto en el medio y máxima eficacia en la acción. 
- El Estado, como organización responsable del bienestar o malestar de la ciudadanía, cuyos componentes debidamente articulados deben facilitar el logro de condiciones de libertad, de participación y de madurez social (debemos recordar que Estado = pueblo + territorio + gobierno + Ley Fundamental + soberanía; por lo que todos "somos Estado").
- La innovación metodológica, como puente entre la PI y el Estado, mediante la aplicación de modelos isomórficos y fractales, que -además de facilitar esta relación- permite una mejor comprensión de la realidad, una más eficaz resolución de los problemas personales/organizaciones emergentes y un mejor aprovechamiento de las oportunidades dentro de un marco no beligerante, constructivo y sostenible.

Los mantendré en tanto de los avances. 

Seguimos en contacto!

domingo, 12 de julio de 2015

El sentir del Mahatma Gandhi


Aunque fue el artífice de la independencia de la India (1947), Mahatma Gandhi raramente es evocado por ese logro. 

En primer lugar, porque lo más inspirador de su figura no reside tanto en aquel fin como en los medios, es decir, en sus casi tres décadas de perseverancia en un activismo pacífico fundado en la no violencia y en la fuerza de las convicciones. 

Y en segundo lugar, porque sus metas siempre fueron mucho más amplias, y abarcaron la abolición de las castas, la justicia social, la transformación de las estructuras económicas y la concordia entre religiones, designios que convergían en el ideal de una profunda renovación ética y espiritual del ser humano. 

El 30 de enero de 1948, cuando al anochecer se dirigía a la plegaria comunitaria, fue alcanzado por las balas de un joven hindú. Tal como lo había predicho a su nieta, murió como un verdadero Mahatma, con la palabra Rama ('Dios') en sus labios. Como dijo Einstein, «quizá las generaciones venideras duden alguna vez de que un hombre semejante fuese una realidad de carne y hueso en este mundo».


REFLEXIONES

Señor ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes
y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna, no me quites la razón.
Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites dignidad.

Ayúdame a ver el otro lado de la medalla.
No me dejes inculpar de traición a los demás
por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a Ti mismo
y a no juzgarme como a los demás.
No me dejes caer en el orgullo, si triunfo.
Ni en la desesperación si fracaso.

Si me quitas el éxito, déjame fuerza para triunfar del fracaso.
Si yo faltara a la gente dame valor para disculparme
y si la gente faltara conmigo dame el valor para perdonar.
Señor si yo me olvido de Ti, no te olvides nunca de mi.

Mahatma Gandhi

lunes, 13 de abril de 2015

Un hombre íntegro


Hoy ha fallecido un hombre íntegro.
Nos deja un legado de letras para ampliar nuestra mirada sobre la realidad latinoamericana (principalmente), aunque su mirada es absolutamente universal.
¡Nuestro respeto y admiración!

"Los Nadies"
de El libro de los Abrazos
Eduardo Galeano
(3-Set-1940/13-Abr-2015)
Sueñan las pulgas con comprarse un perro
y sueñan los nadies con salir de pobres,
que algún mágico día
llueva de pronto la buena suerte,
que llueva a cántaros la buena suerte;
pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy,
ni mañana, ni nunca,
ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte,
por mucho que los nadies la llamen
y aunque les pique la mano izquierda,
o se levanten con el pie derecho,
o empiecen el año cambiando de escoba.
Los nadies: los hijos de nadie,
los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados,
corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos,
rejodidos:
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones,
sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos,
sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal,
sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies,
que cuestan menos
que la bala que los mata.

lunes, 23 de marzo de 2015

Amenaza, vulnerabilidad y riesgo



El aluvión del 15/2
El 15/Febrero pasado, el corredor de las Sierras Chicas[1] dio el puntapié inicial a una serie de desastres de origen ambiental que sacudió luego a toda la provincia de Córdoba. El aluvión[2] significó una nueva frustración que obligó a la gente a ver, impotente, cómo el agua le llevaba sus afectos, su casa, sus muebles, sus esfuerzos. Por otro lado, tuvo que ver también cómo se instalaba en sus vidas el temor, la angustia y la incertidumbre.

No es nuestra intención, analizar responsabilidades personales (aunque sí podríamos definir, con argumentos sólidos, una cadena de responsabilidades). Sí lo es, en cambio, poner en evidencia un marco referencial de análisis y algunos conceptos centrales que pueden aclarar el origen y desarrollo de este proceso y de qué manera es posible disminuir los impactos negativos a futuro (un futuro que es tan real como este presente).

Es por ello que, con la mayor sencillez que podamos, les presentamos un esquema que explique qué es una amenaza, qué significa vulnerabilidad y qué riesgo. A su vez, describiremos el significado de evento y de desastre, como también el de prevención y mitigación.

Amenaza
Se entiende por amenaza a todo “factor de riesgo externo de un sujeto o un sistema, representado por un peligro latente asociado con un fenómeno físico de origen natural, tecnológico o provocado por el hombre, que puede manifestarse en un sitio específico y en un tiempo determinado, produciendo efectos adversos en las personas, los bienes, y/o el medio ambiente” (Cardona O.D., 1993).

Las amenazas están asociadas a fenómenos de origen geológico producidos por sus ciclos naturales; a fenómenos de origen geológicos inducidos por la acción del hombre o a fenómenos que no tienen origen geológico pero que modifican el ecosistema (sistemas artificiales como por ejemplo obras de ingeniería de cualquier tipo).

Citemos algunos tipos de amenazas:
-Atmosféricas: granizo, tornados, lluvias.
-Hidrológicas: inundaciones, erosión-sedimentación, sequia, desertificación.
-Sísmicas: fallas, temblores, licuefacción de suelos, tsunamis.
-Volcánicas: flujos de lava, lluvia de cenizas, temblores, flujos piroclásticos, corrientes de barro.
-Otras geológicas-hidrológicas: deslizamiento de taludes, hundimientos, avalanchas, deslizamientos submarinos, hundimientos de tierra.
-Incendios: matorrales, bosque nativo.

Blaikie (1996) considera que la amenaza es un fenómeno caracterizado por: intensidad, severidad, época, períodos de recurrencia y duración.

Iremos analizando a continuación las relaciones entre amenaza, vulnerabilidad y riesgo.

Vulnerabilidad
Rápidamente podemos entender el concepto de vulnerabilidad como la cantidad de daño que puede sufrir una comunidad frente a un evento determinado, o la condición de peligro en que se encuentra una comunidad frente a la ocurrencia de una amenaza.

La vulnerabilidad se relaciona directamente con el grado de fragilidad de sus componentes (como la infraestructura, el grado de organización, los sistemas de alerta, el desarrollo político-institucional, el nivel de participación social, el conocimiento territorial, etc.) y de las relaciones que se establecen entre éstos.

Podemos decir que a mayor nivel de organización preventiva de una comunidad menor es su vulnerabilidad y, en sentido inverso, a mayor desconocimiento del territorio y fragmentación e incomunicación de sus componentes, mayor será su vulnerabilidad.

El caso de las Sierras Chicas es un claro ejemplo: la combinación de factores tales como fragmentación jurisdiccional del corredor, bajo conocimiento sistémico del territorio, ausencia de planes integrados de contingencia, entre otros, produce una elevada vulnerabilidad.

Podemos hacer una analogía entre vulnerabilidad y la relación entre fortalezas y debilidades de una comunidad. A mayor cantidad de fortalezas (conocimiento, conciencia, planes de contingencia, etc.) menor vulnerabilidad. A mayores debilidades (desconocimiento, indiferencia, ausencia de organización preventiva, etc.), mayor vulnerabilidad.

Como vamos viendo, la disminución de la vulnerabilidad se vincula de forma innegable con la participación social, ya que una elevada participación presupone una conciencia progresiva de los riesgos, de las condiciones y de las necesidades que se requieren en una comunidad. Claro que, debemos entender a tal participación, no como una expresión de anhelo social sino como una realidad palpable, en la cual vecinos y gobierno puedan comunicarse con respeto y celeridad, y establecer consensos para realizar acciones efectivas en beneficio de la misma comunidad.

Riesgo
Introduzcamos ahora una fórmula sencilla para entender los conceptos que faltan desarrollar.



Debemos entender el riesgo como una contingencia, un daño potencial probable o la probabilidad de una pérdida. Desde  nuestro punto de vista, según la fórmula precedente, el riesgo es la relación entre una amenaza determinada y el nivel de vulnerabilidad de una población frente a la misma.

Una población de las sierras de Córdoba, por ejemplo, puede tener “riesgo cero” (el cual en la realidad no existe) frente a un tsunami y un elevado riesgo frente a un aluvión o al deslizamiento de taludes en caminos de montaña. Es decir no hay un solo índice de riesgo, sino que cada tipo de amenaza debe ser estudiada en particular para poder definir el nivel de riesgo que corresponda en cada caso.

Otros dos conceptos importantes son el riesgo aceptable y la aceptabilidad del riesgo.

El primero podemos entenderlo como el valor de la probabilidad de las consecuencias sociales, económicas o ambientales que, a juicio de la autoridad que regula este tipo de decisiones, es considerado lo suficientemente bajo para permitir su uso en la planificación, la formulación de requerimientos de calidad de los elementos expuestos o para fijar políticas sociales, económicas y ambientales afines (Cardona O.D., 1993). Por lo cual, debemos considerar que es necesario definir para cada tipo de amenaza, cuál es el riesgo aceptable que la comunidad admitirá en cada caso. Nuevamente, el concepto de participación es clave.

El segundo, depende del grado esperado de desestabilización (impacto) y de la relación costo/beneficio al comparar el costo de las medidas de mitigación (donde se actúa tanto sobre la amenaza como sobre la vulnerabilidad para disminuir el riesgo) y del valor previsto del riesgo (Cardona O.D., 1993).

Como puede observarse, el grado de aceptabilidad del riesgo es específico de una comunidad y de su disposición a asumirlo, todo lo cual le quita algo de objetividad al concepto de riesgo y lo vuelve aún más relativo.

Evento y desastre
Siguiendo la fórmula, observamos que ante un nivel de riesgo específico para una determinada amenaza, en un determinado marco de vulnerabilidad, cuando ésta ocurre se transforma en evento, es decir se pasa de un peligro latente (amenaza) a un hecho consumado (evento), el cual produce unas determinadas consecuencias que denominamos desastre.

Por lo que, el desastre corresponde a las consecuencias extremas reales del impacto de un evento de magnitud específica y como tal genera una situación de crisis que se traduce en alteraciones extremas del funcionamiento habitual de esa comunidad.

A su vez, debemos recalcar el hecho de que un desastre nunca es repentino, puesto que siempre resulta del desarrollo progresivo de una situación de vulnerabilidad, la cual es revelada en el momento del impacto y de la evaluación del desastre.

Prevención y mitigación
La prevención (que es una mirada prospectiva) corresponde al análisis y definición de un conjunto de medidas y acciones para evitar que un riesgo se materialice en desastre.  Estas medidas son aplicables a la amenaza y/o a la vulnerabilidad. 

La prevención presupone un estudio riguroso de tres aspectos del tema:
(a) La evaluación de las amenazas para identificar la ubicación, severidad y posibilidad de ocurrencia de un evento natural en un período de tiempo dado.
(b) La evaluación de la vulnerabilidad para estimar los daños que pueden ser causados por un evento natural de cierta severidad (daños personales,  a la infraestructura, a las actividades económicas, procesos, etc.).
(c) La evaluación del riesgo, para estimar la probabilidad de las pérdidas esperadas dado un evento natural determinado.

La evaluación de amenazas debe basarse en una modelación geológica-geomorfológica, en el marco de la neotectónica[3], como trabajo previo que permita sostener y asignar significar apropiados a los demás estudios.

La mitigación (como una mirada correctiva) es un conjunto de medidas y acciones tendientes a disminuir los niveles de riesgo existentes y se aplican a la amenaza y a la vulnerabilidad. Estas medidas tienden a lograr niveles de riesgo aceptables.

Conclusiones
Hemos descrito brevemente los principales aspectos sobre el significado de amenazas, vulnerabilidad y riesgos en que pueda encontrarse una comunidad.

La finalidad de este breve texto, fue aportar alguna base de conocimiento desde la óptica de las Ciencias Geológicas, apoyado en varias décadas de práctica profesional. Aquellos que estamos vinculados a las ciencias naturales, sabemos que la naturaleza siempre avisa. Hay que saber escuchar. Hay que estar atento a su “lógica natural” por cierto distante de nuestra “lógica urbana”. Debemos desarrollar hábitos preventivos, abandonando los hábitos reactivos propios de nuestra cultura política y social.

Ya es tiempo de entender al futuro como aquel lugar en el cual pasaremos el resto de nuestras vidas. Necesitamos despertar, lo cual solo significa abrir los ojos para ver. Aunque para ver con claridad nos haga falta algo de luz, como conocimiento de la realidad, única manera de dar pasos firmes hacia una vida más segura, justa, saludable y cierta.

Más vale prevenir que curar, reza el dicho popular. Prevenir no es solo evitar curar, significa antes que nada, libertad social, participación social, satisfacción social. 


Citas bibliográficas
*Cardona O.D., 1993, Manejo ambiental y prevención de desastres: dos temas asociados, Anexos: Los desastres no son naturales, La Red, pp. 75-93
*Blaikie P. et al., 1996, Vulnerabilidad. El entorno social, político y económico de los desastres, La Red, 374 p.


[1] Las principales localidades del corredor ubicadas aguas abajo del Dique la Quebrada son: Río Ceballos, Unquillo, Mendiolaza, Villa Allende y Saldán (Córdoba, Argentina).
[2] Cayeron en la cuenca del Dique La Quebrada unos 320 mm en menos de 12 horas en un dique que estaba colmado y que, por ello, no pudo contener la avenida de agua, la cual se desplazó aguas abajo devastando las localidades del corredor.
[3] Disciplina que estudia la dinámica actual de la corteza terrestre mediante la utilización de diversas metodologías, Integrando conocimientos de geodinámica y geofísica, petrología, geología estructural, geomorfología, hidrogeología, sedimentología, vulcanismo, entre otras. Su importancia radica en que permite construir una visión actual de los procesos geológicos que influyen en una zona específica (localidad, proyecto u obra) permitiendo así la identificación de amenazas y la valorización diagnóstica de riesgos.
  

miércoles, 25 de febrero de 2015

Información


Debido al estado de situación de las localidades de las Sierras Chicas, causado por el aluvión del 15 de febrero ppdo. y a la situación actual por las lluvias en toda la provincia, estoy concentrando mis actividades en www.facebook.com/fernando.g.bertona debido a la mayor dinámica que permiten las redes.

Oportunamente seguiremos con este espacio. Gracias!

martes, 17 de febrero de 2015

CASO ALUVIÓN SIERRAS CHICAS.


COPIO EL COMUNICADO RECIBIDO DESDE LA COORDINADORA AMBIENTAL DE LAS SIERRAS CHICAS.
Desde la Coordinadora Ambiental y de Derechos Humanos de las Sierras Chicas emitimos el siguiente comunicado ante los sucesos del 14 y 15 de Febrero en todo el corredor de Sierras Chicas y en la región en general.
Comunicado
Horas de mucha angustia y desesperación vivimos los vecinos de las Sierras Chicas.
Desde Ascochinga hasta La Calera, la tormenta trazó el mismo recorrido de la Cruzada de las Sierras Chicas: una caminata que une a más de once localidades serranas en demanda de participación ciudadana en las políticas del agua y de la tierra.
Curiosa coincidencia. Y no tanto.
La lluvia, esa “bendición celestial” que era invocada por los intendentes y funcionarios (1) hace poco más de un año, esta vez fue demasiada. Tanto así que en el camino se llevó vidas, sueños, y parte del mismísimo acueducto que inauguraron con moño, foto y solución en cómodas cuotas.
Mientras tanto en nuestras ciudades el agua lame los postes donde cuelgan los carteles proselitistas rumbo a 2015. Ellos son, en muchos casos, los mismos candidatos y las mismas puertas que venimos tocando desde hace tres años con petitorios entregados en todas las reparticiones de la Provincia de Córdoba y en cada Municipio del corredor. Además de informes, como el que presentó la Asamblea Ciudadana Unquillo Ambiente en octubre de 2013 (2) que advierte sobre el riesgo de deslizamientos ante inundaciones, y las notas de esta Coordinadora que exigen y reclaman participación y planificación territorial (3).
Y es que más allá de la cantidad de agua caída, la “catástrofe” no es “natural”: Lo natural es que cuando llueve el agua se infiltre y vuelva lentamente a la superficie (efecto de esponja). Pero las cuencas altas están siendo desmontadas, incendiadas y edificadas, desprotegiendo e impermeabilizando el suelo que pierde su capacidad de esponja. Ya no retiene el agua cuando llueve, y no la libera cuando falta.
Y así hoy, ésta escurre imparable cuesta abajo.
Pero no es la primera vez que ocurre, ya imparable ha bajado hace algunos años, y cada tantos más, de nuevo. Sólo debemos hacer memoria. Y así como cada cierto tiempo nos sobra, también cada cierto tiempo nos falta. Lo “natural” no es la catástrofe, lo natural son los ciclos, pero que se hacen cada vez más extremos mientras más deterioramos nuestras cuencas, que son las que los amortiguan. Lo natural es que en época de sequía las sierras entreguen el agua que acumularon en época de lluvia. Y sólo recuperando ese buen estado de salud podremos recuperar el equilibrio entre que hoy sobre en demasía y mañana nos sea tan escasa.
Así, la crisis hídrica y las inundaciones terminan siendo dos caras de la misma moneda.
Cuando no hay agua, se la pretende traer de otra parte, pero llegan las sequías y las “soluciones” nunca alcanzan. Y si ésta no falta, bastan unas gotas para rebasar las cuencas. Así, las políticas impulsadas por la provincia y los municipios, son ineficientes y pensadas a muy corto plazo, y además se gestionan primando los intereses de grupos económicos. Todo ello, sin contemplar la participación de los propios habitantes que somos quienes hoy estamos sacando el barro de nuestras viviendas a fuerza de balde y bronca.
Con menos del 5% de Bosque Nativo en la provincia de Córdoba, se desmonta una hectárea por hora, ostentando así el triste récord mundial en depredación de nuestros bienes comunes. Es así que, en la pampa las topadoras le abren paso a la soja, y acá en nuestras sierras las mismas topadoras le abren paso al desarrollista amigo que trae sus canchas de golf (El Terrón) y barrios exclusivos (El Montecito y Ticupil). Son los grandes empresarios que, asociados con el poder, construyen rutas como las que ayer demolió el agua. Agua que ya no pudo absorber la montaña y escupió al progreso su fuerza natural.
Es por todo ello que venimos exigiendo y trabajando para reglamentar y poner en funcionamiento cada una de las once reservas hídricas que tenemos en lo alto de nuestras cuencas, más arriba de nuestras ciudades. Y por lo que venimos también proponiendo la conformación del Corredor Hídrico y Biológico de las Sierras Chicas. Porque sólo de esta forma vamos a poder alcanzar ese equilibrio, tan quebrado como se nos ha demostrado hoy.
Por todo lo dicho, es que manifestamos infinita tristeza e impotencia y nos solidarizamos con nuestros vecinos y amigos que hoy se ven despojados de sus bienes y cargados de preguntas sin respuesta. El cómo y el por qué seguramente pasarán a formar parte de la arena mediática, pero esperamos que de una vez por todas, las respuestas formen parte de la agenda pública. Esperamos que las soluciones no sean solamente obras faraónicas que se traducen en promesas electorales.
Agradecemos a nuestros bomberos, a Defensa Civil y demás fuerzas vivas, y a cada persona que colabora y se solidariza con quienes hoy lo necesitamos.
Esperamos respeto por cada habitante. Y por sus hijos, y los hijos de ellos. Para que todos tengan agua en el vaso y no en el colchón.
Y esperamos que cada uno de nosotros, como habitantes y como vecinos de estas sierras, las que nos dan un suelo, un hogar, su agua y su belleza, aprendamos y nos comprometamos a recuperarlas, cuidarlas y respetarlas.
Hoy más que nunca, seguiremos encontrándonos, trabajando y movilizándonos para exigir nuestro derecho a participar en las decisiones que, visto está, nos afectan profundamente, y para que podamos reconstruir así el equilibrio y la salud de nuestras sierras, nuestras ciudades y nuestro territorio.
Contactos:
Fernanda – 0351 3053948
Yamila – 0351 3371739
Vilú – 0351 3030709